Las mesas de cultivo son mis cómplices incondicionales

Déjame explicar por qué las mesas de cultivo también podrían llegar a ser tus favoritas. Como todo jardinero urbano, dispongo de espacio limitado para cultivar, por lo que siempre busco soluciones eficientes en cuanto a espacio, que me proporcionen el suficiente para cultivar verduras saludables. Las mesas de cultivo de elho ofrecen justamente esta combinación de ensueño:

  • En cuanto a la optimización del espacio, tienen un tamaño perfectamente equilibrado que permite tenerlas incluso en balcones pequeños. Además (en comparación con las jardineras) están sobreelevadas, liberando así un precioso espacio en el suelo donde colocar otras macetas o equipos de jardinería.
  • En términos de volumen, también aquí hacen gala de un equilibrio perfecto entre la longitud y la profundidad del suelo, ofreciendo un gran volumen total de suelo de 56 l en el caso de la mesa de cultivo xxl y de 96 l con la mesa de cultivo súper xxl. Esta combinación aporta la mejor flexibilidad a las mesas de cultivo para alojar verduras de hoja, pero también hortalizas de raíz.

Los invernaderos de crecimiento me han salvado

Otra gran ventaja es que puedes añadir un invernadero de crecimiento especialmente diseñado a tu mesa de cultivo. Sin duda ofrece la protección perfecta durante todo el año para tus pequeños bebés verdes. Este actúa como un mini invernadero que protege tus cultivos de numerosas situaciones posiblemente desagradables. Estos son algunos ejemplos de cómo estos invernaderos de crecimiento salvan mis verduras y me permiten disfrutar de mi hobby:

  • Las heladas pueden dañar las plantas con mucha facilidad, echando a perder todos los esfuerzos de cuidado y atención. Gracias a estas cubiertas que actúan como mini invernaderos, tus bebés estarán más calientes y protegidos. Resultan imprescindibles a finales de otoño e invierno, pero también en primavera, si deseas plantar antes ciertas variedades.
  • Si cultivas lechugas, es posible que ya te hayas encontrado con este castigo (¡aunque bonitos!): los caracoles. Como bien sabes, les encanta comer verduras de hoja verde para desayunar, cenar o incluso como tentempié nocturno. También en ese caso, ¡estas cubiertas salvan el día! Cuando encuentres demasiados en tu balcón, simplemente coloca la cubierta por la noche para proteger tus verdes tesoros. Créeme, ¡marcan una gran diferencia!
  • Este año el clima se presenta bastante desafiante e imprevisible. Llegó a nevar incluso en abril, pero también he visto tormentas de granizo bastante fuertes capaces de dañar tus plantas en cuestión de minutos. En esos casos, la cubierta del invernadero de crecimiento actúa como medio de protección.

Cultivar distintas variedades

Las mesas de cultivo ofrecen un gran equilibrio en términos de tamaño con una gran profundidad de suelo que las convierten en elementos súper flexible para cultivar tanto verduras de hoja verde como lechugas, espinacas y col rizada, pero también verduras de raíz como rábanos, nabos o zanahorias. En mi artículo anterior, compartí con vosotros la importancia de priorizar la calidad sobre la cantidad. Nuestras hortalizas necesitan un poco de espacio para crecer sanas y lo mejor es que estas mesas de cultivo proporcionan tan necesario equilibrio. Para facilitar tu tarea, incluimos una tabla que recoge el número adecuado de plantas por variedad; de este modo, garantiza unas cosechas sanas, sabrosas y deliciosas. Recuerda que una semilla es una planta.

  • Lechuga

    • Mesa de cultivo XXL 8-10

    • Mesa de cultivo súper XXL: 20

  • Rábanos:

    • Mesa de cultivo XXL 40

    • Mesa de cultivo súper XXL: 60

  • Col rizada:

    • Mesa de cultivo XXL 6

    • Mesa de cultivo súper XXL: 10

  • Nabos:

    • Mesa de cultivo XXL 8-10

    • Mesa de cultivo súper XXL: 14

  • Espinacas:

    • Mesa de cultivo XXL 8

    • Mesa de cultivo súper XXL: 14

  • Zanahorias:

    • Mesa de cultivo XXL 12

    • Mesa de cultivo súper XXL: 22

Obviamente, los números anteriores indican el máximo de la misma variedad, pero también puedes mezclar sin problemas algunos cultivos de una o dos variedades diferentes. Por ejemplo, los rábanos y las lechugas son excelentes compañeros de cultivo. ¡Esa sería una gran pareja en un Tinder hortícola!

¿Y si deseo cultivar y comer productos de temporada durante todo el año?

Desde la primavera hasta el invierno, puedes cultivar distintas variedades prácticamente todo el año en la misma mesa de cultivo. Como ya hemos mencionado, la cubierta del invernadero de crecimiento proporciona la protección necesaria a tus verduras cuando más frío hace.

A modo de ejemplo, esta es una rotación que hice en la misma mesa de cultivo a lo largo de cuatro temporadas. Empecé en enero plantando espinacas de invierno. Después de la cosecha, roté con lechugas en abril, luego planté algunos rábanos en junio, después col rizada en julio, unos preciosos nabos a finales de agosto y, por último, lechugas de invierno en noviembre. En la misma mesa de cultivo pude cultivar distintas variedades a lo largo de varias temporadas.

Imagina ahora que tienes tres o cuatro mesas de cultivo: ¡podrás disfrutar de alimentos sanos, abundantes y regulares todo el año!

Cómo preparar tu mesa de cultivo

Ya no me cabe duda de haberte convencido, ¿cierto? Quizás ahora entiendas mejor por qué las mesas de cultivo son mis cómplices incondicionales. Esta es mi técnica probada para preparar tu mesa de cultivo y disfrutar al máximo de tus cosechas. No olvides un aspecto esencial: Sin una buena tierra rica en nutrientes, no cultivarás nada sano. Asegúrate de invertir en una tierra orgánica para macetas diseñada para cultivar verduras; te aseguro que no te arrepentirás. Empecemos: verás que es fácil te resulta, ¡y totalmente ecológico!

  • Paso 1: Añade una capa inferior de bolas de arcilla (altura máxima de 4 cm). No olvides llenar también las patas de la mesa de cultivo con estas mismas bolas. Estas te garantizarán un buen drenaje del agua y la debida aireación del suelo. Una tierra sana necesita drenar y respirar correctamente.
  • Paso 2: Este paso consiste en añadir materia orgánica para que proporcione nutrientes naturales a tus plantas y, con suerte, acoja nueva vida en tu tierra de cultivo. Puedes utilizar hojas, hierba cortada, paja, cartones (sin tinta ni cintas), pequeñas ramas rotas o incluso una mezcla de todo esto. Personalmente, también me encanta añadir posos de café o bolsas de té usadas.
  • Paso 3 (si tienes un cubo de compostaje): Crea, con tu tierra orgánica para macetas, una pequeña capa superior. Luego puedes añadir restos de comida orgánica descompuesta de tu cubo de compostaje.
  • Paso 4: Llena tu mesa de cultivo de tierra orgánica para macetas hasta arriba, riega y presiona la tierra. Para la mesa de cultivo XXL necesitarás una bolsa de tierra de 50 litros y dos bolsas en el caso de la mesa de cultivo súper XXL.

Tu mesa de cultivo ya está lista para acoger a las verduras de temporada. La mezcla de materia orgánica y la fantástica tierra orgánica para macetas ofrece una combinación perfecta que proporcionará a tus plantas nutrientes muy saludables.

Deseo que disfrutes del cultivo ecológico y que pronto coseches verduras sanas y de temporada, ¡que seguro te aportarán mucha felicidad!

Amor verde,

El Jardinero francés

¿Quién es Patrick?

Patrick, más conocido como El Jardinero francés, empezó hace unos años a cultivar sus propios alimentos en su pequeño balcón de Ámsterdam. Más tarde se mudó a Berlín, donde no solo creció el tamaño de su balcón, sino que también su pasión por la jardinería urbana creció notablemente. Patrick inspira diariamente a los amantes de la jardinería a través de su página de Instagram, donde comparte hermosas fotos de sus propia cosechas y consejos útiles. Acaba de publicar su primer e-book Guía fácil para empezar a cultivar tus propios alimentos, donde explica cómo y dónde empezar a cultivar en un balcón de un modo sencillo y accesible.

Fotos del Jardinero francés en Sabine Gudath