Aracea dypsis palm

Palma Areca

Cuidado fácil

Una combinación perfecta con…
Ver todos los maceteros a juego

Más información sobre esta planta
Lee más datos sobre esta planta

Regarla con regularidad
Más sugerencias de cuidado

Necesita luz, no directa del sl
Más sobre ubicación

Transplantar preferentemente en primavera
Más datos sobre propagación

Información de la planta

Información general

La palma areca, de la familia de las dypsis, tiene muchos nombres: palma de frutos de oro, palmera bambú… Originariamente la planta crece en la selva tropical de Madagascar, acostumbrada a un clima de humedades muy altas. Esta planta de interior no solo aporta su elegancia y estilo, sino que purifica el aire de tu vivienda. ¡Todo beneficios!

Cuidado

Asegúrate de que la tierra de la palma areca esté siempre un poco húmeda. Riégala con regularidad, sobre todo al principio. Puedes palpar si la tierra tiene suficiente humedad, así evitarás regarla demasiado. Con un poco de tiempo sabrás exactamente cuánta agua necesita tu Areca.Rocía la planta, sobre todo en invierno, diariamente. Así la planta tiene la sensación de estar en su clima natural, con humedad alta. Rocíala con agua templada. Si una hoja tiene bordes marrones puedes cortarla, para que toda la energía de la planta se dirija a las hojas sanas. Así rejuveneces tu planta.

Colocación

Esta planta de interior prefiere sitios luminosos, sin demasiada luz directa del sol. Una ventana con orientación norte es el sitio ideal para la palma de areca. Si colocas la planta en una ventana hacia el este u oeste colócala a una distancia de unos dos metros. Es recomendable girar la planta un cuarto regularmente.

Propagación

Puedes transplantar la areca directamente al comprarla, pero lo mejor es hacerlo en primavera. Hasta el momento de transpantarla puedes mantenerla en su contenedor. Así puedes sacar toda la planta fácilmente de la maceta y extraer el agua sobrante, en caso de que la hayas regado demasiado. Una vez ha llegado el momento de transplantarla, escoge una maceta de formato grande, para que la tierra pueda absorber suficiente agua.